viernes, 21 de junio de 2013

Tipos de emulsión a la hora de elaborar una crema y porcentaje de grasas a utilizar según el tipo de crema.

PComo ya lo he mencionado en otras publicaciones, existen dos tipos de emulsión a la hora de preparar una crema, la emulsión en frío y la emulsión al calor.
  1. Emulsión al calor.-  Para realizar la emulsión al calor tenemos que llevar las dos fases acuosa y oleosa a baño María hasta  que lleguen a una temperatura de 70 grados centígrados y luego proceder a la emulsión agregando la fase oleosa ala fase acuosa para luego batir por unos minutos, y si queremos enfriar la crema de una manera mas rápida  seguimos batiendo a baño María frío (en un recipiente con agua helada). 
  2. Emulsión en frio.- En cambio la emulsión al frío es mucho más sencilla porque no tenemos que preocuparnos de que ambas fases lleguen a una temperatura de 70 grados, ósea no tenemos que llevarlas a baño María, simplemente procedemos al emulsionado agregando directamente la fase oleosa a la fase acuosa. Pero, para este propósito nos sirve un emulsionante que sea capaz de emulsionar el agua y el aceite sin necesidad de que hayan llegado a una temperatura de 70 grados; y uno de estos emulsionantes es la lecitina de soya, es por este motivo que adoro la Lecitina de soya, porque es muy versátil (se usa tanto en frío como en calor) y es económica. 


¿Cómo calcular la cantidad de agua a utilizar si queremos usar varios activos?
Una cosa importante de mencionar es que siempre que preparemos una crema o cualquier cosmético debemos calcular el peso total de la preparación sobre la base del 100%.  Es decir que si queremos realizar una crema de 100 gr. y tenemos varias sustancias activas que queremos utilizar, simplemente sumamos las cantidades que queramos usar de cada activo con la cantidad de aceites que queramos usar, que no debe exceder de 30 gr. sobre una cantidad de100 gr. para no tener una crema demasiado grasosa y finalmente sumamos a todo la cantidad de emulsionante, que como máximo no debe exceder de 8 gr. según el tipo de emulsionante. 
A ese total de aceites, emulsionante y activos le restamos  100 gr. que es la cantidad total de la crema y el resultado será el total de agua que debemos usar.

Ejemplo para una crema de 100 gr. Peso total de la crema 100%.
Agua a 100 (aún no sabemos la cantidad exacta)
30 % de aceites
6 % de emulsionante 
1 % Vitamina E 
1 % Ácido ia.uronico
1 % Pantenol
1 % gel de aloe.

Entonces sumamos: 30+6+1+1+1+1=40 %
Para saber la cantidad de agua que debemos usar, restamos 100 % que es la cantidad de crema que haremos menos la cantidad de aceites, activos y emulsionante, que es 40 %.
Entonces restamos: 100-40=60 
La cantidad de agua que usáremos será 60 %.

Porcentaje de grasas a utilizar según el tipo de crema que queramos realizar:
Crema para el rostro:
  • Una crema oil free debe tener un porcentaje de grasa de 3 a 4%
  • Una crema para cutis graso debe tener un porcentaje de grasa de 5 a 8% 
  • Una crema para cutis mixto debe tener un porcentaje de grasa de 9 a 14%
  • Una crema para piel seca debe tener un porcentaje de grasa del 15%
Crema para el cuerpo:
  • Una crema ligera debe tener un porcentaje de grasa de 10 a 15%
  • Una crema media, es decir ni muy ligera no muy untuosa o densa, debe tener un porcentaje de grasa de 16 a 25%
  • Una crema densa y muy emoliente debe tener un porcentaje de grasa de 25 a 30%
Para obtener una crema muy bien balanceada debemos usar un aceite denso, una manteca, un aceite medio y un aceite ligero en el porcentaje de grasas según el tipo de crema a realizar. La lista de aceites densos, medios y ligeros la he publicado anteriormente.

Ejemplo una crema para el cuerpo de textura media con un porcentaje de grasas del 20%
  • Aceite denso= aceite de lino 5%
  • Aceite medio= aceite de germen de trigo 5%
  • Aceite ligero = aceite de coco 5%
  • Manteca = manteca de karité 5%
Sumando todos los porcentajes hemos obtenido el 20% del total de grasas para preparar nuestra crema par el cuerpo de textura media. 

Estos son datos aproximativos para quienes quieren elaborar cremas digamos más profesionales. Al final la elección es personal, cada quien le pone los aceites que quiere o los aceites que disponen en casa. Recuerden que la esencia de las cremas caseras es tener un producto de calidad con ingredientes naturales ricos en activos naturales y que podemos encontrar fácilmente.
Y como siempre digo estos son parámetros que nos servirán para tener una visión más amplia a la hora de hacer nuestras cremas, pero no es que estamos obligados a seguirlos, porque la imaginación es grande y cada día podemos descubrir nuevas recetas tal vez siendo un poco más osados y no siempre siguiendo las reglas al pie de la letra.
Hasta la próxima.

Erika Paola.
Publicar un comentario